Sobre animales

Cómo se comunican los anfibios

Vkontakte
Pinterest




El órgano auditivo en relación con la forma de vida de los anfibios se ha vuelto mucho más complicado, ya que está organizado de acuerdo con el tipo terrestre.

La abertura auditiva externa está cerrada por el tímpano, conectada al osículo auditivo: el estribo. El estribo se apoya contra una ventana ovalada que conduce a la cavidad del oído interno, pasando las vibraciones del tímpano.

Se forma un nuevo departamento: el oído medio, o la cavidad timpánica, en el que se coloca el osículo auditivo, que aparece por primera vez en los anfibios, un estribo, un extremo que descansa contra la membrana timpánica, y el otro, en la ventana oval, que está cerrada más pequeña que el tabique membranoso timpánico. Esto le permite mejorar las vibraciones de sonido débiles. La cavidad del tambor está conectada a la región faríngea por la trompa de Eustaquio. Un canal estrecho: la trompa de Eustaquio, que conecta la cavidad del oído medio con la cavidad oral, iguala la presión y evita la ruptura del tímpano con sonidos fuertes.

La cavidad del oído medio se formó a partir del rudimento de la hendidura branquial, ubicada entre la mandíbula y los arcos hioides. La abertura exterior de la cavidad del oído medio está apretada por un tímpano elástico delgado.

Junto con el sistema, el oído medio e interno, que proporciona audición en el aire, los anfibios retienen los mecanismos auditivos en el agua. La conductividad del sonido del cuerpo de los anfibios, como los peces, está cerca del ambiente acuático, lo que le permite recibir sonidos directamente en la membrana de la ventana oval. Esto se ve facilitado por las venas superficiales y el conducto endolinfático. Los sonidos en el agua son recibidos por el homólogo del receptor de sonido de los peces, y los sonidos en el aire transmitidos por un estribo desde el tímpano son percibidos por el receptor de sonido de los vertebrados terrestres. La existencia de dos sistemas auditivos en anfibios es una adaptación a la vida en dos ambientes: agua y aire.

El laberinto de anfibios encerrado en la cápsula del oído interno en los anfibios en comparación con los peces no ha cambiado mucho: el tamaño de la protuberancia hueca ha aumentado y el área de los campos sensoriales ha aumentado.

En el laberinto, el órgano universal que percibe las frecuencias de sonido es papilla amphibiorum. Además, algunas entradas tienen una papila basilaris de órgano sensor de sonido adicional. Ambos órganos tienen una estructura similar, pero la papilla amphibiorum tiene una gran cantidad de células, tanto receptoras como de soporte. Una membrana tectorial se cierne sobre las células receptoras. La organización ultraestructural de las células receptoras de ambas papilas prácticamente no difiere de tales máculas y crestas en los anfibios. Cada célula receptora está equipada con un haz de estereocilio orientado con respecto a una cinolisis, es decir, tiene una cierta polarización morfológica. En la parte proximal de la papila amphibiorum, la polarización se dirige hacia el sacro. La parte distal tiene la polarización opuesta. Ambas terminaciones nerviosas aferentes y efectivas son adecuadas para la base de la célula.

En unos pocos sin cola (sapo, ajo), en todos los anfibios caudados y sin patas, la cavidad del oído medio y el tímpano se reducen secundariamente. En el agua, estos animales usan el mecanismo de percepción del sonido descrito anteriormente, y las posibilidades de oír en el aire son aparentemente pequeñas. Los gusanos son capaces de captar sonidos que se extienden por el suelo a través del camino óseo: un hueso cuadrado es un estribo.

Por lo tanto, los anfibios tienen capacidades auditivas bastante amplias en el agua, y los sin cola también en el aire.

Las señales sonoras de los anfibios sirven principalmente a la reproducción: ayudan a conocer machos y hembras de su propia especie y a distinguir entre especies exóticas. Algunos sonidos son una señal de peligro.

Visión anfibia, audición y voz

Mensaje herper »04 de noviembre de 2014 11:22 a.m.

Las serpientes no son sordas en absoluto, como se cree comúnmente, muchas tienen visión, olfato y sabor bien desarrollados (realizados por las serpientes a través de la lengua) y el tacto, y muchos también agregan termorrecepción ("imagen térmica") por separado ...

Sobre los extraños ojos de las serpientes que una vez literalmente restauraron de las ruinas, aquí se escribe un poco: http://vk.com/wall-646340_85727
Y sobre su idioma, que es tanto el gusto como el olfato, aquí: http://vk.com/wall-646340_124899

Y hoy, sobre la audición y sobre la termorrecepción ...
Entonces Como sabe, la mayoría de los oídos vertebrales terrestres están dispuestos de la siguiente manera: hay una abertura auditiva externa en la que se encuentra una membrana delgada: el tímpano. Un sistema de huesecillos auditivos (que puede ser de uno a tres) que transmiten señales de sonido al oído interno (cóclea) está conectado a la membrana. La cóclea es un sistema de canales intraóseos torcidos en una espiral tridimensional, similar a la cáscara de una cóclea de uva. En realidad, la percepción de las ondas sonoras se produce en células ciliares especiales dentro de la cóclea, cuyos cilios oscilan debido a las vibraciones de los fluidos dentro de la cóclea.

Sobre el autor

Evgeny Nikolaevich Panov - Doctor en Ciencias Biológicas, profesor, investigador jefe en el Laboratorio de Etología Comparativa y Biocomunicación del Instituto de Ecología y Evolución. A. N. Severtsova RAS. Laureado del Premio Estatal de la Federación de Rusia "Para la investigación fundamental en el campo de la comunicación y la biosocialidad animal" (1993). Especialista en la evolución del comportamiento animal.

Al estudiar el comportamiento comunicativo de los animales, algunos científicos tienden a otorgar especial importancia a las señales acústicas, y a menudo ignoran otros canales de comunicación: visual, olfativo y táctil. Hay varias razones para esto, en mi opinión. La primera de ellas es una falsa analogía entre la señalización sonora de los animales y el habla de las personas, que surge sobre la base de una concepción errónea ingenua de que los sonidos hechos por nuestros hermanos menores ciertamente "significan" algo concreto. Fue sobre esta base que a mediados del siglo pasado nació una frase desorientadora "lenguaje animal". Entonces, en particular, el libro se titula (Lenguaje animal) autoría del famoso evolucionista D. Huxley (J. Huxley) y su colega menos conocido L. Koch (L. Koch), publicado en 1964 (traducido al ruso en 1968). De paso, los autores mencionan que una variedad de medios de señalización son importantes en la comunicación animal (por ejemplo, poses específicas en el comportamiento de apareamiento de las aves), pero todo el libro está dedicado a la señalización sonora, lo que equivale al "lenguaje animal".

La segunda razón de la prioridad dada por los etólogos a la consideración del comportamiento acústico en detrimento de todos los demás métodos de informar a un individuo sobre su presencia y "sus intenciones" se explica por la mayor simplicidad de obtener datos primarios sobre el equipo de sonido de los animales. Indicativo en este sentido es el título del primer capítulo del libro de Huxley y Koch: "Con un micrófono en el zoológico". Con el advenimiento de las grabadoras de sonido portátiles en la primera mitad del siglo XX, así como los analizadores de sonido avanzados, muchos aprovecharon la necesidad desaparecida de estudiar el comportamiento de los animales, observando tensamente a través de binoculares durante horas y arreglando pequeños detalles de lo que estaba sucediendo en un cuaderno. Se ha vuelto mucho más fácil poner una grabadora en el territorio de un pájaro macho y grabar tantas de sus canciones como requieren los cánones de la representatividad estadística de los datos primarios. Además, fue posible procesar con calma estos registros cuantitativamente en la cómoda atmósfera de un laboratorio bioacústico.

Todo esto ha llevado a la formación de una idea en alguna parte de la comunidad científica, según la cual es en la vocalización de los vertebrados en general y de los mamíferos en particular, que uno debe buscar el precursor del habla humana. Este punto de vista se mantiene de manera más consistente en un libro reciente de W. Fitch, "La evolución del lenguaje", donde el autor aboga por el desarrollo de un nuevo campo de conocimiento, en su opinión, que él llama biolingüística. Toda la sección del libro dedicada a la comunicación animal se reduce explícitamente a la cuestión de su uso de un canal de comunicación acústica. A partir de este texto, el lector puede hacer una idea errónea de que esta modalidad subyace a la herramienta principal y universal para el intercambio de información vital entre individuos, al menos en vertebrados.

Sin embargo, con una visión más amplia de lo que está sucediendo, resulta que esto no es así. Resulta que hay divisiones enteras, muy extensas, de animales donde la señalización acústica está completamente ausente o se detecta como una excepción en algunas especies individuales. Hasta donde sabemos hoy, no es característico en general para una gran clase de peces, incluidas más de 20 mil especies. No es utilizado por representantes del orden de los anfibios caudados, que incluyen alrededor de 430 especies. A este respecto, difieren notablemente de sus parientes cercanos: anfibios sin cola, en quienes el comportamiento acústico casi siempre está bien desarrollado. Finalmente, casi todos los reptiles (alrededor de 6 mil) resultan ser "mudos", que son superiores a los mamíferos en la diversidad de especies (alrededor de 4.5 mil especies) y solo ligeramente inferiores a las aves (8.6 mil especies). Todo esto sugiere que el bienestar en el mundo animal puede mantenerse perfectamente con la ausencia total de la posibilidad de utilizar la señalización acústica.

Además, hablaremos sobre lo que se conoce hoy sobre la diversidad de los procesos de intercambio de información acústica en una de las divisiones más grandes del mundo animal: los anfibios sin cola *.

Pioneros en el desarrollo de un estilo de vida terrestre.

Hace unos 370 millones de años, en el período Devónico, comenzó el proceso de desarrollo de la tierra por vertebrados. Esto fue posible debido al hecho de que algunas formas iniciales de agua fueron capaces de cambiar gradualmente de la respiración branquial a la pulmonar. El surgimiento de esta nueva forma de consumir oxígeno y usarlo como recurso, sin el cual la existencia en tierra es impensable, se produjo como resultado de la formación de un sistema de órganos fundamentalmente nuevo en especies pioneras. Su componente principal eran los pulmones, tanques huecos, que a través de una tráquea de tubo elástico podían intercambiar libremente el contenido de gas con masas de aire en el medio ambiente.

Fueron precisamente esas estructuras las que más tarde se convirtieron en la base para la formación de aparatos vocales en todos los vertebrados terrestres vivos, que de una forma u otra demostraron tener un comportamiento acústico. Esta característica ahora es inherente a la gran mayoría de los representantes de solo tres grandes divisiones de vertebrados. Estos son anfibios sin cola, pájaros y mamíferos.

Entre los vertebrados vivos, hasta hace poco, los peces cisteras se consideraban candidatos para el papel del ancestro directo más cercano de los anfibios. En teoría, sus aletas lobuladas podrían transformarse gradualmente en extremidades, proporcionando movimiento sobre un sustrato sólido (patas de anfibios, reptiles y mamíferos, que, junto con las aves, se conocen como animales "de cuatro patas", científicamente - tetrápodos).

Parecería que un punto de vista tan generalmente aceptado contradecía un hecho muy importante. El hecho es que de todos los peces vivos, respirar con oxígeno del aire es característico de otro grupo, relacionado con el grupo con cola de carpa, el pez de doble respiración. Viven en cuerpos de agua dulce y pueden existir en aguas con poco oxígeno. Incluso pueden experimentar períodos de secado temporal de estas áreas de agua en un estado de animación suspendida.

Además de las branquias, los respiradores solitarios tienen órganos peculiares de respiración pulmonar: una o dos ampollas que se abren en el esófago en su lado inferior. Lenthus ha sido conocido por los paleontólogos desde el período Devónico (hace unos 400 millones de años). Fue en ese momento, como se cree, que un grupo ancestral de peces se dividió en dos ramas: doble respiración y pecho rojo. Ambos florecieron en los próximos aproximadamente 150 millones de años, hasta el comienzo del período Triásico. Estudiamos los restos fósiles de representantes de 11–12 familias de respiración, de las cuales solo dos familias con seis especies sobrevivieron hasta el día de hoy. Uno de ellos es el diente con cuernos de Australia, o barramund (Neoceratodus forsteri), - tiene un pulmón, otros cinco tienen dos. El destino mismo de la extinción sucedió a los numerosos escarabajos de cola larga, con la diferencia de que solo dos especies de celacanto sobrevivieron hasta nuestros días.

La suposición de que fueron las cisteras, y no los bicentes, los antepasados ​​inmediatos de los anfibios, se basó en una serie de consideraciones de naturaleza anatómica comparativa, en particular, en las características estructurales de su cráneo. Se creía que los anfibios descendían del pez cepillo antiguo, ahora extinto, como los relacionados con los géneros. Eusthenopteron y Sauripterus. Sin embargo, un estudio de genética molecular realizado recientemente por un extenso equipo internacional de científicos nos ha permitido presentar una hipótesis que es alternativa a este punto de vista establecido. Los investigadores han llegado a la conclusión de que las personas con doble respiración son históricamente más jóvenes que los ceteriformes y, por lo tanto, están más cerca de la rama evolutiva que dio lugar a todos los vertebrados terrestres, incluidos los anfibios.

Filogenia de los tetrápodos y el lugar de los anfibios en ella.

Los anfibios modernos se dividen en tres órdenes. Los menos numerosos en términos de la cantidad de formas supervivientes son los anfibios sin patas (alrededor de 190 especies), que, como su nombre lo indica, parecen serpientes. Otro destacamento es el caudado, que incluye tritones y salamandras (alrededor de 250 especies vivas). Finalmente, la tercera división, sin cola (ranas y sapos), resultó ser la más próspera en el tiempo. Por el número de especies, representan aproximadamente el 90% del número total de especies de anfibios que son modernas para nosotros (aproximadamente 7 mil).

Se supone que la división de los antiguos anfibios en estos tres grupos comenzó hace unos 250 millones de años, a comienzos de la era Paleozoica y Mesozoica. Sin embargo, la apariencia típica de los representantes de cada uno de estos grupos se formó mucho más tarde, hace unos 165 millones de años. La capacidad de generar sonidos y usarlos en la comunicación intraespecífica apareció solo entre los anfibios sin cola. Es característico de la gran mayoría (aunque no todos) de los representantes de este destacamento. Se trata del comportamiento acústico de las ranas y los sapos que se discutirá más adelante.

Respiración y generación de sonido.

Las ranas y los sapos no respiran como todos los demás vertebrados terrestres. Carecen de un sistema de músculos (abdominal, intercostal y diafragma), que proporciona un mecanismo de expiración inspiratoria, por ejemplo, en los mamíferos. Lo que se puede llamar una "respiración" ocurre de la siguiente manera. La rana baja la pared inferior de la cavidad oral, aumentando así su volumen. Debido a esto, el aire se introduce en la cavidad a través de las fosas nasales. Luego se cierran, la parte inferior de la boca se eleva y el aire ingresa a los pulmones a través de la glotis abierta. Cuando exhala, la contracción de los músculos del cuerpo empuja el aire fuera de los pulmones hacia afuera y su flujo hace que las cuerdas vocales emparejadas vibren, limitando la luz de la glotis.

En un hombre que hace un sonido, su boca y fosas nasales están cerradas. Esto lleva al hecho de que la cavidad oral se expande bajo la presión de la corriente de aire, por lo que en algunas especies se convierte en una burbuja inflada, que sobresale fuertemente hacia abajo y hacia adelante.En este caso, desempeña el papel de un resonador que vibra a una determinada frecuencia y mejora la intensidad de este componente acústico particular de la señal de sonido. Otra versión de los resonadores está representada por dos burbujas de paredes delgadas que se hinchan bajo la presión del aire en las esquinas de las mandíbulas cerradas.

Resonadores de diferentes tipos: en machos de un sapo casco (izquierda) y ranas arbóreas manchadas o manchadas de negro. Aquí y abajo, fotos (con la excepción de las especialmente marcadas) por A. N. Gurzhiya

Experimentos de rana Micrixalus saxicolaVivir en las orillas de los rápidos flujos de agua, donde el nivel de ruido es muy alto, demostró que el resonador de hinchazón masculino en sí mismo puede servir como un estímulo óptico importante para los conespecíficos. Según los autores del trabajo, en combinación con los movimientos característicos de las patas traseras, debería mejorar la visibilidad del macho para los competidores y posibles parejas sexuales. Aquí también tenemos un ejemplo sorprendente de la polimodalidad del comportamiento de la señal.

Sistema de alarma óptico-vocal de ranas macho Micrixalus saxicola y Staurois parvus. Foto de D. Preininger

Es interesante que la presencia de resonadores, que parecen un dispositivo que aumenta dramáticamente la efectividad de la señalización de sonido distante, no es inherente a todos los tipos de anfibios sin cola. Quizás aún más curioso es el hecho de que incluso en grupos de especies estrechamente relacionadas en algunos machos, los resonadores están bien desarrollados, mientras que en otros, solo están en su infancia o completamente ausentes. Además, la variabilidad de este rasgo se describe incluso dentro de los límites de una especie. El estudio de este tema en el ejemplo de seis especies cercanas de ranas del género Rana de las regiones occidentales de América del Norte mostraron que esta situación ocurre en tres de ellos. Por ejemplo, R. pretiosaSegún tres autores diferentes, los resonadores están ausentes, poco desarrollados o representados por estructuras emparejadas dentro de la cavidad oral. En algunas poblaciones R. draytonii los machos carecen de amplificadores de sonido; en otros, tienen resonadores externos emparejados. Dos tipos de resonadores están completamente ausentes. Los representantes de algunos taxones sin cola (por ejemplo, ranas excavadoras australianas de los géneros) tampoco los tienen. Heleioporus y Neobatraco), que, sin embargo, son capaces de emitir sonidos bastante fuertes. Intentaron explicar esto por el hecho de que su propia cavidad oral aumentaba en volumen (en altura) y, por lo tanto, desempeña el papel de un resonador.

Se cree que la utilización de señales distantes con la boca y las fosas nasales cerradas conduce a un estrechamiento del espectro de frecuencia y, en consecuencia, al énfasis de la frecuencia portadora. Dicha señal se percibe mejor en presencia de ruido de fondo y, por lo tanto, aumenta su alcance. La vocalización publicitaria de algunas especies se puede escuchar a una distancia de más de un kilómetro.

Ranas macho Leptodactylus albilabrisviviendo en el Caribe, durante la vocalización, están parcialmente inmersos en un suelo blando, de modo que un resonador altamente desarrollado entra en contacto cercano con él. Como resultado, junto con el sonido que se propaga en el aire, también se reproduce la vibración transmitida a través del suelo. Estas vibraciones infrasónicas se extienden a una distancia de 3 a 6 m, es decir, cubren todo el espacio personal del hombre (aproximadamente 1 a 2 m de diámetro) dentro del grupo coral de varios individuos de este sexo.

Repertorio de señales sonoras y sus características acústicas.

Como regla, solo los hombres emiten señales vocales de largo alcance. En la mayoría de las especies, su repertorio se limita a unos pocos tipos de sonidos, cada uno de los cuales se utiliza en diferentes situaciones. Con mayor frecuencia, distinguen: una canción publicitaria, que sirve para indicar los límites del territorio individual del hombre y atraer a las mujeres aquí, y los sonidos que acompañan a los contactos agresivos directos de los hombres. En las relaciones entre hombres, la vocalización del primer tipo contribuye a su dispersión en el espacio. Este es el llamado canto antifonal (un dúo en el que las partes de los socios se alternan), lo que permite a todos recibir información actualizada sobre la ubicación de los competidores potenciales. Lo anterior se aplica tanto a aquellas especies cuyos machos se mantienen más o menos aislados, como a aquellas en las que forman grupos compactos llamados "coros". Durante los enfrentamientos directos entre los propietarios de sitios vecinos, la "señal agresiva" del segundo tipo a menudo sirve simplemente como el final de una canción publicitaria. En varias especies, los sonidos que el observador considera como sonidos de amenaza se incluyen, más o menos regularmente, en una canción publicitaria. En general, los sonidos en cuestión son bastante estereotipados, y la vocalización de cada uno de sus intérpretes, que a veces dura horas, se percibe como muy monótona.

Variedad de vocalización de rana Polypedates leucomystax . Flecha la ecografía superior muestra "grito normal"

Solo se conocen algunas excepciones a esta regla general. Por ejemplo, el repertorio acústico de machos de una rana arbórea del sur de Asia Polypedates leucomystax (Familia Rhacophoridae) incluye 12 tipos de sonidos. Es cierto que casi la mitad (49%) de los 1344 sonidos analizados eran del mismo tipo, los autores los atribuyeron a la categoría de "gritos normales". El hombre solitario repitió esta señal con menos frecuencia de tres veces por minuto. El alcance de su acción fue de unos 50 m. De hecho, esta es la canción publicitaria de los machos de esta especie, que sirvió para atraer a las hembras. Según las observaciones de los autores del artículo, las hembras se movieron silenciosamente hacia la fuente de este sonido. Todos los demás sonidos acompañaron los conflictos entre los machos.

El campeón en la variedad de vocalizaciones entre los anfibios sin cola se considera la especie de Madagascar. Boophis madagascariensisrelacionado, lo cual es indicativo, con la misma familia de Rhacophoridae. En el repertorio de hombres, se contaron 28 variantes de sonidos elementales, que suman al menos ocho estructuras acústicas diferentes. Un análisis de las secuencias de sonidos en una sesión de vocalización masculina mostró que sus diferentes variantes siguen, en general, en orden aleatorio. Curiosamente, no fue posible detectar ninguna característica morfológica del aparato vocal que fuera responsable de un carácter tan único de vocalización en esta especie.

La rana Boophis madagascariensis y la variedad de sus vocalizaciones. Se muestran formas de onda y sonogramas de señales. Por encima - macho (foto H. Cook, Australia) y una pareja en el amplexus (foto L. Denes)

Además de las señales llamadas publicitarias y agresivas, en los repertorios de muchos tipos hay otro sonido: la llamada señal de protesta o liberación. Es publicado por una hembra, que actualmente no está lista para la cópula, en respuesta al intento del macho de cubrirla con sus patas delanteras, que precede al apareamiento normal (amplexus). El mismo sonido silencioso también se puede escuchar de un macho, que otro macho intenta captar por error, una situación bastante común en especies donde los machos sexualmente activos forman grupos densos. El sonido de protesta, a diferencia de los publicitarios y agresivos, se hace con la boca abierta y se escucha solo a corta distancia.

En la mayoría de las especies de anfibios, cuya vocalización se ha estudiado suficientemente, no se cree que las hembras emitan ningún sonido que no sea una señal de protesta. Sin embargo, muy pocas especies han descrito la vocalización de las hembras, confinada a los momentos de cortejo de los machos y amplexus normal. La rareza de este fenómeno se evidencia por el hecho de que tales señales se encontraron solo en 4 de las 19 especies del género estudiado. Rana familia Ranidae. También se conocen en ciertas especies de sapos del género. Alytes (familia Discoglassidae). En su estructura acústica, estos sonidos son más similares a la canción publicitaria de los hombres que a una señal de protesta.

Las características de frecuencia de los sonidos varían ampliamente, tanto en altura como en el ancho del espectro de relleno. Además, los parámetros muy cercanos a menudo caracterizan especies sistemáticamente no relacionadas, mientras que las especies cercanas que pertenecen al mismo género pueden diferir significativamente en los parámetros anteriores. Este fenómeno está muy extendido entre los anfibios sin cola, y podemos hablar no solo de las características de frecuencia de los sonidos, sino también de su organización temporal y otros parámetros estructurales 7, 8.

El papel de la vocalización publicitaria masculina

En numerosos estudios modernos sobre la vocalización de los anfibios sin cola, la atención se centra en cómo proporciona contacto entre las parejas sexuales durante la temporada de reproducción. Los científicos están tratando de identificar los principios según los cuales las hembras de ranas o sapos pueden dar preferencia a una u otra característica de las señales de sonido provenientes de diferentes parejas sexuales potenciales.

Inicialmente, la mayor parte de este trabajo se realizó en el laboratorio. A través de dos oradores, la hembra transmitió simultáneamente grabaciones de voces de diferentes machos de esta especie. Una de las conclusiones hechas sobre la base de esta técnica fue que las mujeres tienden a dar preferencia a los sonidos con predominio de bajas frecuencias. Se sabe que las señales de baja frecuencia son características de individuos grandes, por lo que la conclusión fue que las mujeres eligen precisamente a los hombres como parejas sexuales.

Más tarde, cuando los estudios se transfirieron del laboratorio a la naturaleza, esta simple idea se puso en tela de juicio, así como la capacidad misma de las mujeres para llevar a cabo una búsqueda directa de un hombre específico. El punto de vista expresado, en particular, en la siguiente cita predomina. “Búsquedas de hembras en busca de parejas sexuales en especies de anfibios sin cola. fuertemente limitado en condiciones naturales, donde las señales publicitarias de los machos son ahogadas por los ruidos ambientales que se generan por la vocalización de otras especies de ranas y sapos, sin mencionar los coros de congéneres masculinos. Dado que la mujer puede evaluar la naturaleza de los sonidos emitidos por solo unos pocos hombres más cercanos a ella, las posibilidades de sus búsquedas están limitadas solo por una pequeña muestra (submuestra) posibles parejas sexuales ". Los autores agregan que la tarea principal de la hembra en tales condiciones es buscar el macho específico para evitar el apareamiento interespecífico indeseable.

Que este es el caso ahora se confirma experimentalmente. Por ejemplo, mujeres Hyperolius marmoratus En las pruebas para la selección simultánea de varias señales específicas de especies con diferentes características de frecuencia, realmente prefieren aquellas que se encuentran en la región inferior del espectro. Sin embargo, con un aumento en el número de hombres que participan en la vocalización coral, las reacciones de las mujeres evaluadas cambian: no se vuelven tan quisquillosas y pueden elegir a su pareja sexual que emite sonidos de una estructura diferente. Lo mismo se muestra para las ranas arborícolas hembra. Hyla ebraccata. En ausencia de ruido (relación señal / ruido> 25 dB) prefieren señales específicas de especies de baja frecuencia. A niveles de ruido moderados (6 y 9 dB), se reduce la capacidad de reconocer sonidos. Con un alto nivel de ruido, las preferencias de las mujeres por las señales de baja frecuencia dan paso a la búsqueda de fuentes que, según las características de frecuencia, corresponden a las modales para la población estudiada. Por lo tanto, en las mujeres, la capacidad de reconocer las características de frecuencia de la vocalización publicitaria de los hombres disminuye incluso a niveles moderados de ruido en el canal de comunicación acústica.

Está claro que el verdadero curso de los eventos puede ser diferente para diferentes especies, dependiendo de las características generales de su biología de reproducción. El factor más importante aquí es la naturaleza de la colocación de los machos en el espacio durante la temporada de reproducción. A este respecto, todas las especies se pueden dividir en dos categorías principales.

Uno de ellos incluye aquellos en los que la reproducción no se limita a un período corto de tiempo. Los machos permanecen, constante u ocasionalmente, dentro de sus sitios individuales y anuncian activamente su presencia con señales específicas de especies, en su mayor parte (aunque no siempre) acústicas. Las hembras listas para aparearse visitan estos sitios. El estilo de vida de diferentes especies que pertenecen a esta categoría puede ser fundamentalmente diferente, principalmente, dependiendo de la cantidad de agua que necesitan los adultos y especialmente las larvas. Esta circunstancia determina en gran medida la naturaleza de la relación entre los sexos de diferentes especies, por ejemplo, en el campo del cuidado de la descendencia. En la mayoría de las especies, los individuos de ambos sexos permanecen unidos a aguas abiertas durante la temporada de reproducción. Pero hay especies que se adaptaron para prescindir del agua en este momento, o encontraron una manera de usar solo cantidades limitadas, de lo contrario las larvas de renacuajo no podrían sobrevivir.

En especies de la segunda categoría, el período de reproducción está limitado por plazos ajustados. La gran mayoría están unidos durante la temporada de reproducción a las áreas de agua de un área más grande o más pequeña donde los machos se ven obligados a concentrarse, formando densas agregaciones. Como resultado, el número de machos y su densidad en el estanque son muy significativos. Debido a esto, la relación competitiva entre ellos adquiere un carácter caótico. Los contactos se vuelven predominantemente desordenados, lo que da a lo que está sucediendo el carácter de un vertedero en curso. Tales sistemas se llaman "explosivos".

Veamos ahora algunos ejemplos de lo que, sin embargo, pudimos aprender sobre el papel de la vocalización masculina como un indicador de su atractivo para las mujeres.

Ranas de rana dardo

Estos anfibios de la familia Dendrobatidae son notables porque han avanzado significativamente en la dirección de un estilo de vida puramente terrestre. La familia incluye alrededor de 250 especies de estas ranas venenosas que viven en América del Sur. Su estilo de vida ha sido estudiado en detalle en el ejemplo de 12 especies. Estos son representantes típicos de la primera categoría, ya que se reproducen durante todo el año. En las nueve especies estudiadas, solo los machos son territoriales, en una sola hembras y en dos (presumiblemente) individuos de ambos sexos. El área de los territorios de un individuo generalmente no excede los 5 m 2, pero para algunos valores significativamente mayores (hasta 7, 11, 16 e incluso 44 m 2). Para nueve especies, se describe la vocalización de los machos, que sirve para proteger el territorio y atraer a las hembras.

Después de aparearse en un sustrato húmedo, uno de los padres guarda la mampostería, y después de incubar los renacuajos, este miembro del par temporal los transfiere en la parte posterior a donde hay al menos un poco de agua. Muchas especies de dendrobatidas utilizan para este propósito rosetas de hojas de plantas epífitas de la familia Bromeliaceae, en las que se acumula el agua de lluvia. Esto es característico, en particular, de las ranas amazónicas de la especie. Dendrobates ventrimaculatus, en el que los machos transportan renacuajos a estos puntos de venta, y las hembras alimentan a sus crías con huevos si existe el peligro de que se sequen las larvas.

Golden Dart Frog (Dendrobates auratus) en bromelia

En esta especie, los territorios de los machos se localizan en lugares con la mayor densidad de bromelias. Las hembras, cuyos hábitats son más grandes que los machos, deben ser conscientes de la distribución de las cunas para futuros renacuajos. Dado que en este caso, a diferencia de otros tipos de dendrobatidas, los machos no practican la vocalización publicitaria, es obvio que las hembras eligen los territorios de esos machos donde las bromelias crecen en mayor número. Después de la aparición de la hembra en el territorio del macho, ella sigue al dueño del sitio, evitando sucesivamente especímenes conocidos de bromelias. Esta ceremonia, acompañada de vocalización masculina, puede durar varias horas. A menudo, la misma instancia de una planta es visitada por un par de veces.La vocalización del macho puede atraer al macho rival a la escena. En tales casos, el propietario del sitio se distrae de las interacciones con la mujer, tratando de expulsar al alienígena utilizando señales vocales amenazantes y contacto físico directo con él. A veces, un hombre recién llegado logra llevar a la mujer a su territorio. Todo esto sugiere que en la búsqueda de una pareja sexual, la hembra puede guiarse principalmente por la calidad de su territorio, y no por la naturaleza de su vocalización.

En las especies amazónicas D. pumilio los machos ocupan áreas de hábitat de hasta 25–55 m 2 (en promedio en diferentes poblaciones de 11.0–16.5 m 2), protegiendo territorios dentro de ellos de 0.3 a 5 o más metros cuadrados a través de la vocalización publicitaria. La distancia entre los machos que gritan puede ser de 2-3 m. Cuando un extraño se acerca al territorio del propietario, reemplaza el canto publicitario con una señal agresiva, reproduciéndolo en forma de dúo antifonal con un extraterrestre.

Como descubrió H. Prol, durante nueve meses de actividad sexual, el número de machos que se aparean varía en diferentes años de cero a 18 o incluso 26. El macho puede aparearse en una fila con dos o tres hembras. Prol se propuso evaluar la dependencia del éxito reproductivo del hombre con la naturaleza de su vocalización y llegó a la conclusión de que el único indicador que se correlaciona con el éxito del hombre es el nivel de su actividad acústica, que se expresa en la repetibilidad alta y estable de las señales a lo largo del tiempo 12, 14. Parámetros físicos La señal (como sus características de frecuencia y la duración de los gritos individuales) puede ignorarse a este respecto.

Al mismo tiempo, como escribe el autor, es dudoso que la mujer pueda evaluar la calidad de las parejas basándose únicamente en el nivel de su actividad acústica. En primer lugar, la hembra no puede estimar el valor de este parámetro durante mucho tiempo. En segundo lugar, el hecho de que ella puede rechazar al macho mientras ya está en su territorio, dice, en opinión del autor, que su elección se basa en otros incentivos que actúan a distancias cortas (obviamente químicas). Además, dado que el hábitat de la hembra se superpone al hábitat de dos a seis machos, se ve obligada a limitarse a esta pequeña muestra, que no permite derivar correlaciones estrictas entre las características de la vocalización del macho y su éxito reproductivo.

El seguimiento del destino de los mismos machos durante dos años mostró que su éxito en las hembras aumenta con la edad y se asocia con el tiempo que tienen territorios. A diferencia de muchos otros estudios sobre la vocalización de los anfibios sin cola, no fue posible encontrar una correlación entre la frecuencia dominante de la señal y el tamaño y el peso de los machos, así como indicaciones de que, al elegir una pareja sexual, estas ranas están orientadas a su tamaño general.

Hiperoliidos, Ranas Arbóreas, Phyllomedusa

Los anfibios de estos taxones difieren de otras especies de ranas con una temporada de reproducción extendida solo en que en estos anfibios los machos están presentes en sus sitios individuales de forma esporádica, y no constantemente, como en las dendrobatidas. Estas, en particular, son ranas pequeñas de las familias Hyperoliidae e Hylidae (que incluyen ranas arbóreas del género Hyla y phyllomedusa del género Phyllomedusa) Todos ellos llevan un estilo de vida arbóreo terrestre, concentrándose solo ocasionalmente cerca de cuerpos de agua y / o vegetación que está semi sumergida en el agua debido a la necesidad de dejar descendencia. Las agrupaciones de machos de estas especies se denominan "reuniones corales".

En esos estudios sobre estas especies, donde se discute el tema del éxito de los machos en las hembras, temporalsm indicadores de la presencia del hombre en este tipo de agregación. Como M. Dyson et al. Escribe ". Algunas características fenotípicas del macho, como la persistencia en la emanación de señales vocales y su duración, afectan significativamente la frecuencia de apareamiento del macho. Pero consideran que el momento de su estancia en el grupo de rivales gritantes es el factor más importante ".

En agregaciones matrimoniales de ranas arbóreas Hyla regilla la distancia entre los machos varía de 40 a 130 cm, el máximo es de hasta 190 cm. El valor modal es de 90 a 100 cm. La distancia promedio entre las ranas macho gritando Hyla goiana es de 2.7 ± 1.5 m, raramente se observaron valores inferiores a 1 m. En la especie Hyperolius marmoratus, individuos de aproximadamente el mismo tamaño (hasta 4.5 cm de longitud), la distancia promedio entre los machos en las agregaciones es aún mayor, un promedio de 7.58 ± 6.45 m (en el 75% de los casos menos de 10 m). En contraste con estas especies, cuyos ensambles corales se forman en la superficie del área del agua, en phylomedusa, los machos se concentran en las ramas de los árboles o arbustos que cuelgan sobre el agua. Aquí hay una phylomedusa masculina Phyllomedusa rohdei se mueve entre sus publicaciones de canciones dentro de un radio de aproximadamente un metro (101.7 ± 50.0 cm).

El comportamiento de una rana pintada africana (Hyperolius marmoratus) un grupo de investigadores dirigido por M. Dyson estudió durante toda la temporada de reproducción, de septiembre a febrero. Los machos que participan en el coro se quedan en un estanque sobre la vegetación que sobresale del agua. Están activos solo en la oscuridad, cuando puedes escuchar su vocalización coral. Cuantos más machos hay en la agregación, menor es la distancia entre ellos. En promedio, otros 5-7 están presentes en un radio de 10 m alrededor del macho.

La composición de los machos en este fragmento del reservorio es variable. La estadía del macho aquí es de una a 11 noches (un promedio de 2.4 ± 1.6). El 79.5% de los hombres estuvieron presentes en el coro durante tres noches o menos. En promedio, solo el 20% de los hombres se encontraron dos noches seguidas. Los que se notaron repetidamente permanecieron cerca del lugar de su estadía la noche anterior: 80% a una distancia de no más de 8 m de distancia y casi 50%, el doble de cerca.

Fue posible demostrar que el macho, que se apareó una vez, es más probable que tenga éxito en el futuro. También descubrimos que la duración de la vocalización en esos hombres en cada noche es más corta (en promedio 2.5 horas) que en aquellos que no tuvieron acceso a las mujeres. El primero transmitió un promedio de 2137 señales de sonido (dispersión de 9 a 7286), el último transmitió 6110 (1852-11281). Los autores no explican las razones de estas diferencias, pero uno podría pensar que la participación en el apareamiento conduce a una disminución en la motivación sexual y, en consecuencia, a una disminución en la intensidad de la autopromoción.

Vocalizando al hombre leafolaz Anthony (Epipedobates anthonyi)

En phylomedusa, las hembras ponen sus huevos en una hoja doblada de un árbol o arbusto que cuelga sobre el agua. El plegado de la hoja lo lleva a cabo la hembra, lista para el apareamiento, o ambas partes después de que el macho se coloca en la hembra 18-20. Los renacuajos que emergen de los huevos caen al agua y completan su desarrollo allí.

Un grupo de zoólogos liderados por H. Vogel investigó en detalle el comportamiento de apareamiento de la especie. Phyllomedusa rohdei en Brasil, en un estanque de secado con un área de aproximadamente 170 m 2 18, 19. El número de machos gritando varió de 8 a 61 en diferentes noches (un promedio de 26.6 ± 14.3). Con una densidad relativamente baja de hombres en el coro, se reveló una tendencia obvia a contagiarse de forma no aleatoria. El número de machos en los grupos varió de 2 a 6 (3.2 ± 1.0).

Los machos se mantuvieron en ramas de vegetación costera a una altura de aproximadamente medio metro y no más de 70 cm del agua. Aquí se movieron de rama en rama en un radio de aproximadamente un metro, permaneciendo en uno u otro ataque durante 6–7 minutos. En las paradas, volvieron la cabeza o volvieron todo el cuerpo en diferentes direcciones, estudiando los alrededores. Los hombres se dividieron en dos grupos: "pegados" (DG) y "aislados" (I). Entre los primeros estaban aquellos de los que al menos un hombre estaba presente en un radio de 1 m. Y los machos estaban a una distancia de más de un metro de todos los demás. La vocalización de los machos no fue simultánea y constante. Los intervalos entre la serie de señales duraron varios minutos. Los machos I se podían ver en coros de cualquier tamaño.

En la zona del coro durante la noche no había más de 10 mujeres. Cada uno de ellos, acercándose a un grupo de machos, se mueve de rama en rama, buscando claramente una hoja que cuelga sobre el agua, adecuada para construir un nido. Después de encontrar una hoja adecuada, intenta su idoneidad y puede pasar a otra. Cuando la hembra enrolla la sábana, trabajando con las cuatro patas, el macho se acerca rápidamente a ella, a veces emitiendo una versión silenciosa de la señal de sonido publicitaria. Si hay más de un hombre activo, comienzan a entrar en conflicto entre sí, lo que a veces se convierte en una especie de pelea. El hombre, que resultó ser el primero al lado de la mujer, inmediatamente le hace una jaula. Después de que ocurre el amplexus, la hembra comienza a poner huevos, fertilizados simultáneamente por el macho.

Veintisiete (55%) de los 49 compañeros fueron realizados por machos DG, 18 (37%) por machos I. Al mismo tiempo, se demostró que esos y otros no diferían significativamente ni en tamaño (39.2 ± 1.7 y 38.4 ± 2.9, respectivamente) o en peso corporal. El único indicador que se correlacionaba con el éxito de los hombres era el número de noches que pasaban uno u otro en el coro.

Cabe señalar que Hyperolius marmoratus y rana arbórea Hyla (a diferencia de phyllomedus) la hembra, yendo a los gritos del macho, se mueve muy lenta y decididamente, con paradas. Hombre H. marmoratus, reconociendo a la hembra desde una distancia de unos 20 cm, permanece inmóvil y solo aumenta el ritmo de la vocalización. Solo después de que la hembra lo toca, hace una jaula. Parece que las hembras evitan a los machos que exhiben actividad motora en el momento de la convergencia de posibles parejas. Vemos una imagen similar en la rana arbórea europea. Incluso cuando la hembra está a pocos centímetros del macho, él continúa gritando y nunca hace la jaula hasta que le toca la cara. Además, los machos que gritan a una distancia de unos pocos centímetros de un par en el amplexus no intentan desplazar a un macho que ha logrado el éxito. Los investigadores nunca han observado machos en esta especie buscando activamente hembras. Un comportamiento completamente similar de los compañeros en anticipación del ampllexus también se describe en la rana verde R. clamitansatribuible a la categoría de especies territoriales, en contraste con lo que vemos en el phylomedus "territorial".

Especies reproductoras explosivas

Luchando machos con ranas arbóreas de ojos rojos (Agalychnis callidryas) para la hembra

El período de reproducción de tales especies generalmente toma de varios días a dos semanas, como se describe, por ejemplo, para cinco especies de ranas americanas del género Rana. Su desove ocurre muy sincrónicamente, de modo que la mayoría de las hembras ponen sus huevos por una noche. En las agregaciones reproductivas de estos anfibios, las distancias entre los machos son comparables con el tamaño de su cuerpo. Las agregaciones de machos a menudo son muy densas y consisten en cientos de individuos. Por ejemplo, una rana de lago R. ridibunda totalizaron de 25 a 30 individuos por m 2, con distancias entre machos de 10 a 20 cm. Los machos intentan enjaular a los individuos más cercanos a ellos, independientemente de su género. A veces, hasta cinco o seis hombres luchan por la posesión de una mujer. Naturalmente, por lo tanto, que en una situación de "lucha sin reglas" caótica, todos con todos (competencia de lucha) la ventaja se obtiene, aunque no siempre, por los hombres más grandes, en promedio, de grupos de mayor edad, capaces de recuperar a la mujer de competidores más pequeños. En este caso, el ganador puede incluso expulsar al macho, que ya agarró a la hembra, y tomar su lugar. Este fenómeno se describe para 10 de las 14 especies de sapos del género. Bufo, estudiado en detalle a este respecto, y para dos de las cuatro especies de ranas del género Rana

Es importante tener en cuenta que tan pronto como las condiciones externas permitan extender el período de reproducción, el sistema explosivo dará paso a una territorialidad más o menos claramente definida. Este último se describe en dos especies norteamericanas de ranas verdes: R. catesbeiana y R. clamitans. Como demostró T. Wywandt, los tres machos que gritaban más activamente de la primera de estas especies ocuparon áreas de estanques de 30 × 25 m ampliamente espaciadas en el espacio y protegieron fragmentos de la costa de 9 a 25 m de largo de la invasión de congéneres. En la segunda especie, los tamaños de las secciones de machos dependen de la densidad de la vegetación acuática. En densos matorrales de juncos, donde la visibilidad es limitada, los vecinos machos compartían distancias de 1.0–1.5 m. Donde la superficie del agua era más ancha, los machos protegían zonas de 4.0–6.0 m de diámetro, tratando de no ir más allá sus fronteras y no entrar en conflictos con los vecinos. Este autor no encontró diferencias obvias de comportamiento entre los machos y llegó a la conclusión, bien fundada empíricamente, según la cual las hembras están orientadas no al tamaño y / o actividad acústica de los machos, sino a la calidad de sus territorios. Después de visitar varios de ellos, la hembra se detiene, por regla general, en áreas con los matorrales más densos de Elodea, creando las condiciones más favorables para el desarrollo de los huevos.

Se podrían citar bastantes ejemplos del importante papel que juegan otros agentes de señalización en la comunicación de ranas y sapos: la coloración de las parejas sexuales, los estímulos olfativos y las sensaciones táctiles durante el amplio espectro. En algunas especies, el grado de desarrollo de estos canales de comunicación es tal que los animales simplemente prescinden del intercambio de señales de sonido a distancia. Pero este es un tema completamente diferente.

Literatura
1. Amemiya C. T., Alföldi J., Lee A. P. et al. El genoma del celacanto africano proporciona información sobre la evolución de los tetrápodos // La naturaleza. 2013. V. 496. No. 7445. P. 311-316. DOI: 10.1038 / nature12027.
2. Preininger D., Boeckle M., Freudmann A. et al. Señalización multimodal en Small Torrent Frog (Micrixalus saxicola) en un entorno acústico complejo // Behav Ecol. Sociobiol 2013. V. 67. No. 9. P. 1449-1456. DOI: 10.1007 / s00265-013-1489-6.
3. Hayes M. H., Krempels D. M. Variación del saco vocal entre las ranas del género Rana del oeste de Norteamérica // Copeia. 1986. V. 4. P. 927–936.
4. Christensen-Dalsgaard J., Ludvig T. A., Narins P. M. Llama a la diversidad en una rana arbórea del Viejo Mundo: dependencia de nivel y latencia de respuestas acústicas // Bioacústica. 2002. V. 13. No. 1. P. 21–35. DOI: 10.1080 / 09524622.2002.9753484.
5. Narins P. M., Lewis E. R., McClelland B. E. Repertorio de nota de llamada hiperextendida de la endémica rana arbórea de Madagascar Boophis madagascariensis (Rhacophoridae) // J. Zool. Lond. 2000. V. 250. P. 283–298.
6. Emerson S. B., Boyd S. K. Vocalizaciones de apareamiento de ranas hembras: mecanismos de control y evolución // Brain Behav. Evol. 1999. V. 53. P. 187–197.
7. Rand S. Tradeoffs en la evolución de las llamadas de rana // Proc. Acad indio. Sci. (Anim. Sci.) 1985. V. 94. No. 6. P. 623–637.
8. Miedos B. A. C. Aparato laríngeo y estructura de llamadas en los híbridos de América del Norte // Tesis para la maestría en ciencias, Missouri Uniiv. de Ciencia y Tecnología. 2010
9. Friedl T. W. P., Klump G. M. Selección sexual en la rana arbórea europea reproductora de lek: tamaño del cuerpo, asistencia al coro, apareamiento aleatorio y buenos genes // Anim. Behav 2005. V. 70. P. 1141–1154.
10. Telford S. R., Dyson M. L., Passmore N. I. La elección del compañero ocurre solo en pequeños coros de ranas pintadas Hyperolius marmoratus // Bioacoustics: The International Journal of Animal Sound y su grabación. 1989. V. 2. No. 1. P. 47–53.
11. Wollerman L., Wiley R. H. El ruido de fondo de un coro natural altera la discriminación femenina de las llamadas masculinas en una rana neotropical // Anim. Behav 2002. V. 63. P. 15–22.
12. Pröhl H. Comportamiento territorial en ranas dendrobatidas // J. Herpetol. 2005. V. 39. No. 3. P. 354–365. DOI: 10.1670 / 162-04A.1.
13. Poelman E. H., Dicke M. Uso espacial de ranas venenosas amazónicas: Prueba de la hipótesis de defensa de los recursos reproductivos // J. Herpetol. 2008. V. 42. No. 2. P. 270–278.
14. Pröhl H. Variación en el comportamiento de las llamadas masculinas y su relación con el éxito del apareamiento masculino en Strawberry Poison Frog (Dendrobates pumilio) // Etología. 2003. V. 109. No. 4. P. 273–290. DOI: 10.1046 / j.1439-0310.2003.00863.x.
15. Dyson M. L., Henzi S. P., Halliday T. R., Barrett L. Éxito reproductivo en el apareamiento de ranas macho (Hyperolius marmoratus) // Proc. R. Soc. Lond. 1998. V. 265. P. 1417-1421.
16. Menin M., Silva R. A., Giaretta A. A. Biología reproductiva de Hyla goiana (Anura, Hylidae) // Iheringia Sér. Zool 2004. V. 94. No. 1. P. 49-52.
17. Dyson M. L., Passmore N. I., Obispo P. J. Comportamiento masculino y correlatos del éxito de apareamiento en una población natural de ranas pintadas africanas (Hyperolius marmoratus) // Herpetologica. 1992. V. 48. No. 2. P. 236–246.
18. Wogel H., Abrunhosa P. A., Pombal J. P. Jr. Comportamiento reproductivo y éxito de apareamiento de Phyllomedusa rohdei (Anura, Hylidae) en el sureste de Brasil // J. Nat. Hist. 2005. V. 39. No. 22. P. 2035–2045.
19. Wogel H., Abrunhosa P. A., Pombal J. P. Jr. Organización de coros en la rana Phyllomedusa rohdei (Anura, Hylidae) // Herpetol J. 2006. V. 16. P. 21–27.
20. Rodrigues D. J., Uetanabaro M., Lopes F. S. Biología de la cría de Phyllomedusa azurea Cope, 1862 y P. sauvagii Boulenger, 1882 (Anura) del Cerrado, Brasil central // J. Nat. Hist. 2007. V. 41. No. 29–32. P. 1841-1851.
21. Wells K. D. Territorialidad y éxito de apareamiento masculino en la Rana Verde (Rana clamitans) // Ecologia. 1977. V. 58. No. 4. P. 750–762.
22. Wells K. D. El comportamiento social de los anfibios anuros // Anim. Behav 1977. V. 25. No. 3. P. 666–693.
23. Wiewandt T. A. Vocalización, comportamiento agresivo y territorialidad en la rana toro, Rana catesbeiana // Copeia. 1969. P. 276–285.

* El comportamiento comunicativo de otros animales se puede encontrar en el libro del autor "La evolución del diálogo". Comunicación en desarrollo: de microorganismos a humanos ", nominada en 2014 para el concurso" Enlightener ". Para obtener más información sobre el libro, consulte "Libros nuevos", pág. 89)

Visión y audición: ¿cuál es la relación entre ellos?

El más importante de los cinco sentidos desde la antigüedad se consideraba ojos y oídos, lo que permite que una persona entre en contacto con otras personas y perciba información del mundo que lo rodea. Por lo tanto, la pérdida de audición y visión es un gran problema, que no afecta la mejor manera de la calidad de vida. A veces, la pérdida auditiva afecta la refracción y viceversa. Al no ver y no escuchar el mundo que lo rodea, una persona pierde orientación en el espacio. Aunque los médicos afirman que la presencia de una conexión fisiológica entre los ojos y los oídos es un tema controvertido. La investigación sobre este tema se ha llevado a cabo repetidamente en varios institutos. Por ejemplo, los científicos australianos han encontrado: en la vejez, la pérdida auditiva y la visión en las personas van de la mano. Es decir, cuanto peor escucha una persona, más disminuye su visión y viceversa. Las conclusiones correspondientes se obtuvieron sobre la base de los datos obtenidos durante el examen de más de 2 mil pacientes. Los sujetos mayores de 70 años que fueron diagnosticados con patología auditiva a menudo experimentaron discapacidad visual.
Se sabe que cuando una persona por alguna razón pierde su capacidad de ver, su audición y tacto se agravan especialmente. Este es un hecho confiable, pero atribuirlo a una conexión directa entre los sentidos es un error. Más bien, este fenómeno es un mérito directo de las habilidades compensatorias del cerebro humano. Después de perder uno de los órganos sensoriales más importantes, cambia la dirección de los impulsos, utiliza reservas adicionales, todo esto para la adaptación del hombre al entorno externo. Vale la pena señalar que este proceso se considera prolongado, no ocurre en el momento mismo de la pérdida de la visión: pasarán años antes de que el paciente desarrolle habilidades adicionales. Cuando se pierde la audición, la visión no mejora, porque el cerebro no percibe esta amenaza de manera tan aguda como en el caso de los errores de refracción globales.
Los niños con discapacidad auditiva y visual pertenecen a una categoría especial. Такая патология появляется вследствие врожденных, либо приобретенных дефектов анализаторов, которым сопутствует нарушение развития, в том числе речевого. Иногда возникновению таких патологий предшествуют генетические заболевания.

Что влияет на слух и зрение человека?

Изменение зрения может происходить на фоне разных факторов. На рефракцию негативно влияет наличие врожденных или приобретенных патологий (близорукость, дальнозоркость и пр.), а также синдром «сухого глаза», слезоточивость, неправильный распорядок трудового дня, регулярное пребывание в условиях некачественного освещения и др. Значительную роль играют также инфекционные болезни, к которым могут привести:

  • Купание в водоемах,
  • Tocando los ojos con las manos sin lavar
  • Disminución de la inmunidad general,
  • Hipotermia
  • Incumplimiento del régimen de uso y las reglas de cuidado al usar lentes de contacto,
  • Borradores, etc.

En muchos sentidos, las causas de la capacidad auditiva reducida son similares a las que afectan la discapacidad visual. La audición puede dañar incluso la humedad menor que ingresa a los canales auditivos, contaminación, lesiones, resfriados, hipotermia, enfermedades infecciosas, etc.


En la práctica médica, los médicos se enfrentan a una gran cantidad de patologías asociadas con los ojos y los oídos. Como regla, fluyen de forma autónoma el uno del otro. Pero sucede cuando estos órganos emparejados molestan al paciente al mismo tiempo. En tales situaciones, los médicos no recomiendan ignorar los síntomas molestos.

Enfermedades que provocan discapacidad auditiva y visual simultánea en niños y adultos.

En términos de anatomía, la audición, la visión y el habla son independientes entre sí. Para ellos, no hay patologías comunes, pero hay enfermedades infecciosas en el curso de las cuales pueden sufrir tanto los órganos auditivos como los analizadores visuales.
El dolor simultáneo de los órganos de la visión y los oídos a menudo causa inflamación del nervio trigémino, que al principio casi no se siente.
El nervio trigémino se encuentra en la región invisible de la cara, por lo que, como parte del examen, palpar la inflamación es bastante difícil incluso para un médico experimentado. Sin embargo, se comparten varios signos determinados de inflamación, a saber:

  • Dolor de naturaleza pulsante, que se extiende desde uno de los lados de la cara, acompañado de un fondo de incomodidad aguda en el oído, los ojos, la mandíbula y la mejilla. El nervio se inflama primero por un lado y luego por el otro. Esta es una característica de esta enfermedad.
  • Con la inflamación del nervio trigémino, la cara no se hincha. En las primeras etapas del desarrollo de la enfermedad, el dolor puede ser periódico. Debido a este punto clave, los pacientes a menudo no buscan ayuda oportuna, prefieren aliviar las molestias con analgésicos. A menudo, los pacientes acuden al hospital cuando los síntomas dolorosos desagradables se vuelven permanentes más pronunciados.
  • La ausencia de un aumento en la temperatura corporal juega un papel importante, que generalmente acompaña a cualquier proceso inflamatorio en el cuerpo.

Influenza, resfriados, infecciones virales respiratorias agudas e infecciones respiratorias agudas: enfermedades virales. En la práctica médica moderna, hay una diferencia en el curso de estas enfermedades, pero todas ellas, en un grado u otro, pueden afectar la calidad de la audición y la visión, especialmente en formas crónicas avanzadas.
La toxoplasmosis es otra causa de discapacidad auditiva y visual. Esta enfermedad implica la penetración en el cuerpo de un parásito del toxoplasma, lo que provoca el desarrollo de retinitis. El parásito puede infectar células sanas del cuerpo, incluidas la retina y las capas profundas del oído.
Las infecciones herpéticas y por citomegalovirus pueden afectar deliberadamente los órganos de la visión, la audición y el meningococo. En este caso, la lesión purulenta está implícita. La localización puede comenzar a propósito desde los oídos, luego se lleva a cabo el proceso de generalización: los microbios ingresan al torrente sanguíneo y luego a los ojos. Las consecuencias pueden ser muy diferentes, hasta la ceguera.
Un punto separado es resaltar la infección por difteria. Inicialmente, la inflamación puede ocurrir en la garganta (difteria de las amígdalas), y luego, combinada para dañar los ojos y los oídos en forma severa.
Del mismo modo, la varicela puede ocurrir, especialmente en niños. Con la varicela, pueden aparecer erupciones en los ojos y en la pared externa, interna o media de las orejas.

En el sitio Ochkov.Net puede comprar de manera rentable lentes de contacto de marcas mundiales como Acuvue, Hera y otras.

Vkontakte
Pinterest