Sobre animales

Stenocereus -Stenocereus

Pin
Send
Share
Send


Al formar una colección, cuando se establece el estado de una planta en particular, y durante el trabajo diario con cactus, debe lidiar con cientos de nombres, numerosos datos sobre el cultivo de cactus e información sobre la historia de cada especie en particular. Es imposible mantener toda la información en su cabeza, por lo tanto, crear y mantener una colección de archivadores requiere mucha atención. El hecho de que, por ejemplo, el tema de los diferentes tipos de archivadores se haya discutido repetidamente en los manuales sobre el cultivo de cactus en periódicos extranjeros, demuestra lo importante que es esto.

En nuestra opinión, es preferible elaborar un "índice de maxi-tarjeta", ya que esta es una buena manera de obtener una "educación superior de cactus". Tal índice de tarjeta combina una gran cantidad de información de varias publicaciones, experiencia personal y colectiva en la recolección de estas plantas y es una enciclopedia real, un arreglo para sí mismo de taxonomía, historia, geografía, botánica, temas relacionados con la cultura de los representantes de la familia de interés para el aficionado.

En el "índice de maxi-tarjetas", varias tarjetas pueden contener información importante: dos o tres fotografías de una planta típica, biografía histórica y botánica, información sobre las condiciones del lugar histórico de crecimiento (horas de luz, cantidad de lluvia, su frecuencia, fluctuaciones de temperatura, número de días despejados, humedad del aire, altitud), un resumen de los principales métodos de cuidado, datos sobre el elemento de la colección (cuándo, dónde y a qué edad ingresé a la colección, características de la atención en condiciones específicas), información sobre el ritmo de cada año, y otros. Si es posible, es útil para fijar una bolsa transparente con unas pocas semillas de este cactus. Las tarjetas encienden las plantas existentes y deseadas.

Un archivo de tarjeta es una garantía de la formación de una valiosa colección y su posterior mantenimiento exitoso. En aquellos casos en los que no es posible adquirir un archivador fundamental, es necesario hacer al menos el mínimo, incluida solo la información más necesaria. Ayudará principalmente a mantener la colección correctamente, aunque no desempeñará un papel especial en la mejora de la educación de un aficionado. En este caso, el archivo de la tarjeta debe "recordar" el nombre, incluir el número de recolección de la planta, el número de la mezcla para plantar y las enmiendas necesarias, información sobre el riego y el lugar de detención (en el invernadero o al aire libre), anota cuándo, de dónde y a qué edad obtuvo la planta Una colección.

En las tarjetas de ambos tipos de archivadores, la primera palabra, por supuesto, debe ser el nombre del cactus, como es costumbre, latín. En la literatura botánica, los nombres latinos de las plantas y sus diversos grupos van acompañados del apellido abreviado del autor que describió la especie, el género u otro dachshund *. Ya de estos y otros datos de pasaporte puede extraer información sobre el historial de la planta.

Los nombres botánicos de los cactus se leen y se rechazan según las reglas del latín. La excepción son las palabras griegas también. también derivado de nombres geográficos locales, nombres o apellidos. En algunos casos, se da preferencia a la lectura predominante y tradicional. Los nombres rusos de cactus son siempre traducciones completas o parciales de nombres latinos.

El apellido del autor que describió la planta se coloca a la derecha del nombre botánico y está escrito en su totalidad (si el autor es poco conocido) o abreviado. El apellido del autor, entre paréntesis, indica cambios de nomenclatura en el nombre. En este caso, el nombre del autor que realizó los cambios se indica a la derecha.

Los nombres de los coautores en los antiguos manuales estaban conectados por el latín "et", y en los manuales de Bakeberg y otros modernos, por el signo "&".

La marca "enmendar" (Emendate) antes del segundo apellido significa "fijo", "aclarado". Tal marca acompaña al nombre si las enmiendas y aclaraciones de otro autor no han llevado a cambios en la nomenclatura.

Las abreviaturas "var.", "V" (Varietas) denotan variedades de cactus. La marca "f." (Forma) indica que algunas plantas tienen una especie, que, sin embargo, no es suficiente para distinguir estos cactus en una variedad.

La expresión "especie novum" o "género novum" - "nueva especie" y "nuevo género" abrevian "nov. spec. "," nov. gen "o" n. sp. "," n. gen. ”y se utiliza para referirse a una nueva planta recientemente descrita.

Para varios cambios en los nombres de plantas conocidas (transferencia de una especie a otro género y combinaciones similares), marcan “nov. peine ".

La abreviatura "nom. prov. ”(nomen provisorum) -“ nombre preliminar ”- acompaña el nombre de una planta que aún no se ha descrito. La expresión "nomen nudum" ("nom. Nud.", "N. N.") Después del apellido se usa para indicar otro nombre o ya no válido, y la expresión "n. sub-nud. ”- aún no aceptado.

La abreviatura "hort". Denota el nombre de una forma de planta, variedad o especie conocida en el cultivo, cuyo nombre final requiere una descripción botánica.

De los otros términos latinos en los nombres, a veces se encuentran los siguientes: "ex" - "de", "no" - "no", "pop sensu" - "no en el sentido" (no como se entiende), "sensu" - " en el sentido de ".

La marca "sp." Después del nombre del género indica que el cactus le pertenece: "algún tipo de él". La abreviatura "spp" significa que estamos hablando de cualquier miembro del género.

A menudo, en publicaciones, en lugar de las habituales, hay nombres de cactus en los que el nombre genérico se acompaña de iniciales o un apellido y varios números. A menudo en las colecciones, las nuevas plantas se nombran de esta manera. Como regla general, estos son números de campo (expedicionarios) de cactus recolectados, pero también hay otros de colección, así como números de nuevos productos de catálogos de varias compañías: la distribución de semillas generalmente supera la publicación de una descripción botánica. Entre estos nombres, los nombres con las iniciales U (firma Uliga de Stuttgart), HU (firma Yübelmann de Suiza), FR (honorarios de F. Ritter), KK (honorarios de K. Book de Lima) y NK son bien conocidos. (colección de H. Künzler, 'Nuevo México), con el apellido Lau (A. Lau, México) y varios otros.

De la historia de la taxonomía de cactus.

Los primeros informes escritos de cactus que conocemos pertenecen al botánico español F. Hernández. En el libro "La historia de las plantas de la Nueva España", publicado en 1535, describió muchas plantas del Nuevo Mundo y dio una imagen de la tuna. La imagen de otro cactus, un cereus ramificado, se da en el herbolario Tabernemontatus con fecha de 1588, pero el nombre "Cereus" se conocía incluso antes. En el herbolario mencionado también hay una imagen de melocactus.

Del belga Matius Lobel, que trabajó como director del jardín botánico en Inglaterra, recibimos la primera información sobre un pasatiempo aficionado: en 1570, menciona al farmacéutico londinense Morgan, que contenía una colección de cactus para su placer. A principios del siglo XVIII, un entusiasmo generalizado llevó a la aparición en Europa de empresas comerciales para la exportación de estas plantas. Los cactus llegaron a Europa en números crecientes, pero se clasificaron superficialmente, solo por signos visibles, por lo tanto, uno solo puede adivinar sobre la diversidad de especies de plantas exportadas. Un aficionado de Berlín A. Herman describe en 1698 cactus con forma de pilar, y posiblemente esféricos, recubiertos de cera como Cereus (del latín cera - cera, vela). S. Plumier, un monje de Marsella, que estudió los cactus de las Indias Occidentales, le dio el nombre de Peireskia (en honor al científico natural N. Peiresk) en 1703 a los cactus y árboles con hojas. En 1716, Opuntia fue descrita como cactus con tallos de segmentos individuales, y el nombre de Tipo utilizado para los mismos cactus en 1732 por J. Dillenius, profesor de botánica de Oxford, no echó raíces.

El gran botánico sueco Karl Linney, el fundador del sistema de clasificación de plantas binarias, no estuvo de acuerdo con la asignación existente de los géneros de cactus y los reunió en uno: Cactus (la palabra griega latinizada para la alcachofa española). En 1737, distingue 24 especies del género Cactus.

El botánico londinense F. Miller en la octava edición de su Garden Dictionary (publicado en 1768), siguiendo la nomenclatura general linneana, sin embargo restaura los antiguos nombres de los géneros de cactus. Basado en un estudio detallado de estas plantas en Chelsea, él da excelentes descripciones botánicas de 27 especies.

A finales del siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX es el momento de una pasión especial por los cactus. Entre los autores que desarrollaron su clasificación en este momento, los alemanes deben destacarse especialmente: un médico de Kassel L. Pfeiffer, que estaba en Cuba, y el Príncipe I. Salm-Dick, un excelente conocedor y recolector de plantas, especialmente de suculentas.

Muchas colecciones grandes y pequeñas, personalidades brillantes entre aficionados, coleccionistas e investigadores, abundante literatura, prósperas compañías de cría de cactus: todo esto no presagió una disminución trágica en el entusiasmo por estas plantas en la segunda mitad del siglo XIX en toda Europa. Hablando de este período, A. Urban cita la afluencia de una gran cantidad de diversas plantas exóticas de África, Asia, Nueva Zelanda y los bosques húmedos de América del Sur como la razón del declive (Prickly Miracle, 1981), que no se puede acordar, ya que es difícil conectar la llegada de nuevas plantas con muerte en las colecciones de muchos cactus. Mientras tanto, fue su destrucción masiva lo que amenazó, en principio, hacer retroceder la planta de cactus medio siglo atrás. El hecho es que la clasificación de los cactus no se pudo fijar solo mediante descripciones botánicas lacónicas, casi desprovistas de dibujos: las plantas vivas de grandes colecciones de especialistas y empresas comerciales sirvieron como ilustración.

La crisis duró casi hasta el final del siglo. Se perdieron las colecciones, se cerraron firmas de cactus, los herederos de Salm-Dick arrojaron preciosos materiales de herbario. Sin embargo, gracias al trabajo dedicado de varios especialistas y aficionados, varias colecciones básicas en Alemania lograron sobrevivir y desempeñaron un papel en la reanudación del trabajo sobre la taxonomía de los cactus.

El interés en estas plantas nunca se desvaneció por completo: en la segunda mitad del siglo XIX, contrariamente a la decadencia general, se crearon varias colecciones nuevas y se reponen las grandes y antiguas. En Alemania, la reunión del rico hombre de negocios de Magdeburg G. Gruzon se vuelve especialmente famosa. La colección del amante de Praga F. Sajtets, como se indica en su catálogo, publicado en 1870, totalizó 900 especies de cactus. Estas plantas estaban seriamente interesadas en Rusia: en la colección del Jardín Botánico de San Petersburgo en los años 70 había varios cientos de especies de cactus. En ese momento, E. Regel, autor del famoso trabajo de dos volúmenes sobre plantas de interior, supervisó el jardín y el museo botánico. Es interesante notar que durante algún tiempo en esta colección el lophophore fue cultivado y florecido, un dios indio del cactus, una de las especies más interesantes de la familia. Como Echlnocactus rapa, aparece en una rara edición de 1869 dedicada a las plantas con flores del Jardín Botánico de San Petersburgo.

A finales de siglo, reaparece el interés por los cactus. El flujo de nuevos productos y la amplia información sobre los cactus requieren su procesamiento botánico. Este problema fue resuelto por el botánico alemán C. Schumann, conocido como el autor de un importante trabajo dedicado a la descripción y clasificación de 1000 especies de cactus. Schumann estableció muchas nuevas especies de plantas, desarrolló una clasificación del género Mammillaria, pero sin embargo se adhirió a las opiniones de Salm-Dick sobre la división de la familia, estableciendo la relación de los cactus de acuerdo con sus características externas.

En 1904, los botánicos estadounidenses N. Britton y N.J. Rose comenzaron a estudiar cactus juntos en el Jardín Botánico Carnegie. Estaban familiarizados no solo con grandes colecciones, sino que también emprendieron varias expediciones. Los estudios de campo no disponibles para los botánicos europeos "gabinetes" permitieron obtener información extremadamente valiosa. El resultado de muchos años de trabajo de estos científicos fue un estudio ilustrado en cuatro volúmenes, “The Cactaceae” (1919-1923). En él, los autores describieron muchas especies nuevas de cactus y complementaron significativamente la información sobre las antiguas. El sistema Britton y Rose fue significativamente diferente del sistema Schumann y cubrió 1235 especies de cactus (124 géneros). Sin embargo, el flujo de nuevos productos y descubrimientos en el campo de la sistemática de cactus indicó que este sistema se complementaría y cambiaría.

En 1925, se publicó un libro sobre los cactus del botánico alemán A. Berger, que contiene muchas ideas importantes para la sistemática de los cactus. Sin embargo, no reemplazó la edición de cuatro volúmenes de los estadounidenses.

La investigación adicional sobre la clasificación de los cactus condujo al desarrollo de nuevos sistemas. Actualmente, usan dos de estos sistemas. Uno de ellos fue preparado por el botánico austríaco F. Buchsbaum y publicado en 1958. El otro fue desarrollado por K. Bakeberg, ampliamente conocido por su contribución al estudio de estas plantas y el desarrollo del movimiento de aficionados, y se remonta a la misma época. Es difícil sobreestimar la importancia que las revistas basadas en cactus fundadas por él, y especialmente los libros, que han sido reimpresos más de una vez, han tenido y conservan hasta el día de hoy. Comenzando como importador de cactus, Bakeberg, basado en su y otras colecciones en los países mediterráneos, se dedicaba seriamente a la taxonomía. Ya en 1942, hizo el primer intento de clasificar a la familia. El resultado del trabajo minucioso fue el Die Cactaceae de seis volúmenes (1958-1962), en el que un sistema complejo comprendía 230 géneros (alrededor de 2700 especies) de cactus. En base a este trabajo, Bakeberg preparó "Das Kakteenlexikon" (1966). El diccionario ha sido reimpreso varias veces y actualmente es el manual de muchos cactus en el mundo.

En los años 40, además de Bakeberg, otros científicos se dedicaron a la taxonomía de los cactus. El libro de W. T. Marshall y T. M, Bock, fue publicado en Estados Unidos, continuando la investigación de Britton y Rose.

En 1953, se publicó el comienzo del estudio de F. Buxbaum sobre la morfología de los cactus. A finales de la década de 1950, Buchsbaum publicó el famoso libro "Kakteen-Pflege biologisch richfig", que establece los principios biológicamente correctos para el cultivo de cactus. Varias publicaciones de esta época proporcionan un sistema filogenético preliminar desarrollado por Buxbaum sobre la base de un estudio morfológico exhaustivo de los cactus. Difiere significativamente de la propuesta por Baker-berg e incluye 160 géneros. Sin embargo, el bien fundado sistema Bucksbaum aún no se ha generalizado en nuestro país, ya que los aficionados utilizan los libros más accesibles de Bakeberg.

En 1967, D.R. Hunt, un botánico inglés de Kew, intentó reducir el número de nacimientos en el sistema a 84. Sin embargo, su sistema tampoco fue reconocido universalmente.

En los últimos años, en todos los países "cactus", incluido el nuestro, el interés por los cactus no ha disminuido, y el número de libros y revistas para aficionados ha aumentado. El flujo de información en los últimos años indudablemente requiere un mayor desarrollo de los sistemas de clasificación filogenética existentes para los cactus. Utilizando el sistema Bakeberg adoptado por nosotros, debe tenerse en cuenta que una serie de propuestas de este científico se disputan actualmente, y sus libros no contienen numerosas descripciones de plantas descubiertas recientemente. (Cabe señalar que la imperfección de la sistemática de los cactus en cierta medida "exalta" al aficionado, lo pone a la par del investigador, ya que determinar el tipo de planta y aclarar sus lazos familiares acerca al coleccionista a la investigación científica).

La calidad del desarrollo de los sistemas antiguos y modernos se vio muy afectada por las dificultades en la clasificación de los cactus asociados con la gran variabilidad natural de estas plantas, la existencia de diferentes descripciones y nombres de especies polimórficas de cactus, la complejidad de la herbarización y una serie de otras razones. Al mismo tiempo, varios sistemas tienen defectos de un orden diferente.La incertidumbre del volumen de unidades de sistemas tales como género, especie, etc., ha llevado al hecho de que muchas formas de cactus se describieron sin razón como variedades, variedades como especies independientes y especies como géneros separados. G. Frank, un botánico y coleccionista austriaco, por ejemplo, llamó la atención sobre el hecho de que si los criterios utilizados para distinguir entre los géneros Neoporteria, Norridocactus y Neochilenia se aplicaran a lobivia, entonces se distinguirían nuevos géneros independientes.

Una auditoría del sistema Bakeberg ciertamente conduciría a una reducción significativa en el número de especies y géneros, mientras que ahora la lista de nombres existentes de especies y variedades supera los diez mil, reponiéndose anualmente con docenas de nuevos nombres.

Al desarrollar el problema de la génesis de los cactus, Bakeberg llegó a la conclusión sobre la formación independiente en diferentes momentos de las plantas de la subfamilia Cereus en las regiones norte y sur. Formas más antiguas y primitivas (cactus de las subfamilias de Opuntia y Peireus) provenían, en su opinión, de la zona seca periférica de América Central. Posteriormente, a medida que el clima cambió, se extendieron en dos direcciones: a América del Sur y a México, desde donde se trasladaron más al norte. En 1944, el American Journal of Botany publicó un informe del paleobotánico R. Cheney sobre el descubrimiento de un cactus fósil del Eoceno en Utah. El hallazgo se llamó Eopuntia douglasii y, en cierta medida, confirmó la teoría de Bakeberg, ya que fue descubierta en el camino del antiguo asentamiento de estas plantas que él suponía.

En cuanto a lo principal en el sistema Bakeberg: la tesis del desarrollo independiente de los cactus esféricos del norte y del sur, no todos los expertos lo aceptaron por unanimidad. Buxbaum, por ejemplo, sobre la base de la similitud de semillas y flores de astrophytum y frily, refirió astrophytum al grupo de plantas sudamericanas. Un investigador húngaro J. Debreci, después de estudiar literatura y estudios de campo, llegó a la conclusión de que algunos de los cactus norteamericanos se formaron en el sur (Debrechy Zs., 1976).

Las hipótesis de los teóricos que preceden a Bakeberg son interesantes en muchos aspectos. Por ejemplo, A. Fritsch, el famoso checo como tusista, y E. Schelle, inspector del jardín botánico de Tubinga (Alemania), desarrollaron una teoría original del desarrollo de cactus, contrastando con la teoría de A. Berger, según la cual los brotes cambiaron en el desarrollo de cactus. desde el tipo circunscrito hasta el pubescente y, como resultado, las formas superiores se formaron botones y ovarios completamente desnudos. Partieron del supuesto de que tres ramas surgieron de la base general de los cactus, que luego se desarrollaron en paralelo. Como resultado, los representantes de una rama están anillados, los representantes de la otra son pubescentes y los representantes de la tercera son el ovario y el pedúnculo desnudos.

La teoría de Fritsch y Schelle, según algunos investigadores, explica mejor la génesis de ciertos géneros de cactus que los sistemas Berger, Bakeberg o Bucksbaum. Al mismo tiempo, está completamente claro que los problemas de la sistemática no pueden resolverse si se basan en características únicas de las plantas, sino que requieren un enfoque integrado. Desde este punto de vista, aunque el sistema Bakeberg está algo desactualizado, es bastante adecuado para su uso.

También deberíamos mencionar el libro publicado en 1979 por W. Bartlot, un botánico de Heidelberg, "Cacti", que presenta un sistema de clasificación familiar que resume el trabajo de K. Bakeberg, F. Buxbaum, D. R. Hunt.

Este sistema de clasificación se refiere, en particular, a V. Pay (Universidad de Heidelberg), un importante especialista en cintas suculentas, autor de varios libros, entre los que destaca la monografía ricamente ilustrada "Kakteen an ihren Stan-dorten" (1979). La tabla dinámica de cactus Bartlot en el libro de pagos está ligeramente modificada. Esto se debe a que la ubicación de algunos géneros sigue sin estar clara para estos autores. Se incluye el género Morangaya establecido por G. Rowley en 1974 para una planta del oeste de México, anteriormente conocida como Echinocereus pensilis. El interesante género Vebelmannia ocupa una posición especial; su lugar no se ha determinado definitivamente. El sistema distingue 121 géneros. Es posible que esta clasificación, gracias a la aplicación de nuevos métodos de investigación de plantas, se pueda finalizar de tal manera que la mayoría de los expertos la acepten.

La tendencia obvia de reducir los géneros y especies en el sistema puede ilustrarse con el ejemplo de las propuestas de N. P. Taylor ("The Cactus and Succulent Journal of Great Britain", 1978, v. 41). El autor examinó el género Echinofossulo-cactus, en el que generalmente se encuentran docenas de especies. La confusión con estas plantas es bien conocida y se debe al hecho de que conocen una parte de los cactus solo por descripciones exiguas, su variabilidad natural es muy grande y en condiciones culturales hay muchos híbridos. Taylor mostró la identidad de muchas "especies", según las cuales identificó solo en el género, como E. coptonogonus, E. crispatus, E. multicostatus, E. phyllacanthus, E. sulphureus, E. vaupelianus.

Especies individuales

  • Stenocereus alamosensis - cactus de pulpo, Cina
  • Stenocereus aragonii
  • Stenocereus beneckei
  • Stenocereus eruca - cactus caterpillar diablo rastrero
  • Stenocereus pseaiz - daga de cactus, Yosu (Wayuunaiki)
  • Stenocereus gummosus - Pitaya agria, pitaya liquen, ziix es ccapxl (Cmiique iitom)
  • Stenocereus hollianus
  • Stenocereus montan
  • Stenocereus pruinosus
  • Stenocereus queretaroensis
  • Stenocereus stellatus - Cactus Baja Organpipe
  • Stenocereus thurberi - Cactus Organpipe
  • Cactus organpipe closeup S. thurberi ) espinas

    Una breve descripción de la clasificación de cactus según Bakeberg

    Bakeberg, de acuerdo con las tradiciones que se remontan a Schumann, divide a la familia Cactaceae en tres subfamilias.

    La primera subfamilia, Peireskioideae, incluye cactus con hojas bien desarrolladas o reducidas, con forma de árbol, arbustivas o que forman grupos bajos de tallos de fusión. Las flores durante el día se pueden recoger en pinceles, las semillas son grandes y lisas. La subfamilia se divide en dos tribus y consta de tres géneros: Pelreskia (1), Rhodocactus (2) y Maihuenia (3). Los cactus de esta subfamilia forman cuatro hábitats principalmente en América Central y del Sur. Al sur de todos, cruzando el paralelo 45, el género Maihuenia está muy extendido.

    La segunda subfamilia, Opuntioideae, incluye cactus con tallos articulados, hojas muy reducidas y con glochidia en areolas. Numerosos miembros de la familia se encuentran desde Canadá hasta la Patagonia. La Opuntia fragilis más resistente a las heladas está muy extendida, las más meridionales son plantas del género Pterocactus.

    La subfamilia se divide en varias tribus, subtribus, grupos y subgrupos e incluye los siguientes géneros: Quiabentia (4), Peireskiopsis (5), Austrocylindropuntia (6), Pterocactus (7), Cylindropuntia (8), Grusonia (9), Marenopuntia (10) , Tephrocactus (11), Maihueniopsis (12), Corynopuntia (13), Micropuntia (14), Brasillopuntia (15), Consolea (16), Opuntia (17), Nopalea (18), Tacinga (19). Al dividir esta subfamilia, Bakeberg ya usa una característica geográfica, dividiendo las dos primeras subtribus en grupos del norte y del sur. Algunas plantas de la subfamilia son de interés para las colecciones, y algunas de ellas generalmente se usan como reservas. Como regla general, estos cactus se propagan fácilmente de forma vegetativa (especialmente articulados), debido a que algunas especies se distribuyen ampliamente en el cultivo de plantas de interior.

    * De aquí en adelante, el número entre paréntesis indica el número de secuencia del género en el sistema. En el libro de A. Urban, se indicó erróneamente que los cactus del género Tacinga no tienen glochidia. De hecho, estas plantas tienen glochidia fácilmente en descomposición.

    La tercera subfamilia, Cereoideae o Cactoldeae, establecida por Schumann, une a todos los demás cactus sin hojas y sin glochidia. Los representantes de esta subfamilia en las áreas de distribución son similares a los opuntia, pero los superan significativamente en número y variedad. Bakeberg dividió la subfamilia en dos tribus: Hylocereeae y Segeeae. El primero incluye cactus epífitos caídos y rastreros laciformes y en forma de bastón con brotes redondos, ovalados y facetados y raíces aéreas en el tallo y consta de varias subtribas.

    La primera tribu, Rhipsalldinae, se divide en grupos y subgrupos e incluye los géneros: Rhipsalis (20), Lepismium (21), Acanthorhipsalis (22), Pseudorhipsalis (23), Hatiora (24), Erythrorhipsalis (25), Rhipsalidopsis (26an, Eplhyhy). (27), Pseudozygocactus (28), Epiphyllopsis (29), Schlumbergera (30), Zygocactus (31).

    La segunda tribu - Phyllocaetinae - consta de un grupo y dos subgrupos, incluye los géneros: Cryptocereus (32), Marniera (33), Lobeira (34), Epiphyllum (35), Eccremocacius (36), Pseudonopalxochia (37), Nopalxochia (38) Chiapasia (39), Disocactus (40), Wittia (41).

    La tercera tribu - Hylocereinae - también se divide en varios grupos y subgrupos y consta de los siguientes géneros: Strophocactus (42), Deamia (43), Werckleocereus (44), Selenicereus (45), Mediocactus (46), Weberocereus (47), Wilmattea ( 48), Hylocereus (49), Aporocactus (50).

    Algunos cactus de esta tribu son ampliamente utilizados como reservas. Además, en la floricultura de interior ordinaria, los epífilos híbridos y los cactus zigo están muy extendidos. Los representantes de la tribu, como los hilocereos y selenicereuses, florecen con hermosas flores más grandes en los cactus.

    La segunda tribu de la subfamilia incluye plantas esféricas y en forma de pilar y se compone de dos medias tribus: sur y norte. Estas medias tribus se dividen en subtribus dependiendo de la forma del tallo del cactus.

    La primera subtribu - Austrocereinae - consta de seis grupos.

    El primer grupo incluye pequeñas plantas epífitas con flores diurnas y consiste en el género Pfeiffera (51). El segundo fue establecido por Bakerberg para plantas bajas arbustivas del centro de Perú y consiste en el género Mila (52). El tercero incluye cactus columnares de varios tamaños con flores diurnas y nocturnas, que tienen tubos de flores y ovarios. Un subgrupo de plantas que florece durante el día: Corryocactus (53), Erdisia (54), Neoraimondia (55), Neocar-denasia (56), Yungasocereus (57) y Lasiocereus (58). Subgrupo de Noctiformes: Armafocereus (59), Callymmanthium (60), Brachycereus (61). El cuarto grupo, ceres nocturnos, difiere del subgrupo nocturno del grupo anterior por la ausencia de espinas en el pedúnculo y el ovario, y se compone de los géneros: Jasminocereus (62), Stetsonia (63), Browningia (64), Gymnocereus (65), Azureocereus (66). El quinto grupo combina cereus con flores asimétricas diurnas y se divide en dos subgrupos dependiendo de la forma a una edad temprana (columnar o esférica). El primer subgrupo incluye: Cllstanthocereus (67), Loxanthocereus (68), Winterocereus (69), Bolivicereus (70), Borzicacius (71), Seticereus (72), Akersia (73), Seticlelstocactus (74), Cleisiocactus (75), Cephalocleist (76), Oreocereus (77), Morawetzia (78). El segundo subgrupo consiste en Den.rn.oza (79), Arequipa (80), Submatucana (81), Matucana (82). Algunos cactus en este grupo son valiosas plantas de recolección. En el sexto grupo, Berger aún une los cactus esféricos y columnares sobre la base de un tubo de flores cubierto de flores en forma de embudo típico. El subgrupo de noctifolia incluye los géneros: Samaipaticereus (83), Philippicereus (84), Setiechinopsis (85), Trichocereus (86), Roseocereus (87), Eulychnia (88), Rauhocereus (89), Haageocereus (90), Pygmaeocereus (91) Weberbauerocereus (92), Echinopsis (93). Florece en la tarde: Leucostele (94), Helianthocereus (95), Chamaecereiis (96), Pseudolobivia (97).

    La segunda subtribu - Austrocactinae - cactus del sur, consta de dos grandes grupos.

    El grupo Lobiviae se divide en tres subgrupos e incluye muchos cactus ampliamente conocidos en las colecciones. El primer subgrupo consiste en los géneros Acantholobivia (98), Acanthocalycium (99), Lobivia (100). El segundo fue establecido por Bakerberg para pequeñas plantas alpinas, principalmente de Bolivia, e incluye los géneros Mediolobivia (101) y Aylostera (102). El tercer subgrupo incluye plantas que tienen flores con tubos desnudos y un ovario; estos son los géneros Rebutia (103) y Sulcorebutia (104). El grupo Austroechinocacti está establecido para plantas que, a diferencia de los cactus del grupo anterior, forman flores principalmente en la parte superior del tallo. La mayoría de estas plantas son de interés para los coleccionistas y a menudo forman la base de las colecciones. Rama oriental del grupo: Austrocactus (105), Pyrrhocactus (106), Brasilicactus (107), Parodia (108), Peluca-ginsia (109), Eriocactus (110), Notocactus (111), Frallea (112), Blossfeldia (113) , Soehrensia (114), Oroya (115), Gymnocalyciuin (116), Brachycalycium (117), Weingartia (118), Neowerdermannia (119). Rama del Pacífico: Rodentlophlla (120), Neochilenia (121), Horridocactus (122), Delaetia (123), Reicheo-cactus (124), Neoporteria (125), Eriosyce (126), Islaya (127), Pilocoplapoa (128), Copiapóa (129).

    La taxonomía propuesta por Bakerberg del grupo de equinocactus del sur, especialmente la rama occidental, aún requiere un desarrollo considerable para determinar el lugar y el estado de varios géneros.

    La segunda mitad de la tribu, Boreocereeae, está dividida por Bakeberg en las subtribus Boreocereinae y Boreocacilnae. La primera subtribu se compone de 10 grupos de varios cactus columnares.

    El primer grupo fue establecido por Berger para plantas con flores grandes, cuyo tubo está cubierto de pelos o espinas, la fruta también es espinosa. Incluye los géneros: Acanthocereus (130), Peniocereus (131), Dendrocereus (132), Neoabbottia (133), Leptocereus (134) (el último género es con flores diurnas). El segundo grupo incluye los géneros Leocereus (135) y Zehntnerella (136), cactus con flores pequeñas. El tercer grupo: plantas pequeñas con hermosas flores, en las que el tubo y el ovario están cubiertos de espinas, y el estigma de la mano del mortero es verde. Se compone de dos géneros: Echinocereus (137) y Wilcoxia (138). El cuarto grupo combina plantas de floración nocturna con brotes delgados e incluye, como los otros grupos de esta subtribu, cactus de América del Norte y del Sur. Se compone de los siguientes géneros: Nyctocereus (139), Eriocereus (140), Harrlsia (141), Arthrocereus (142), Machaerocereus (143). El quinto grupo combina varios géneros de cactus con flores de día: Heliocereus (144), Bergerocactus (145), Rathbunia (146). El sexto grupo, complejo en composición, propuesto por primera vez por Berger, combina plantas con flores diurnas y nocturnas. Algunos de los miembros del grupo forman cefalia. La lista de géneros del grupo incluye: Polaskia (147), Lemaireocereus (148), Pachycereus (149), Heliabravoa (150), Marshallocereus (151), Rooksbya (152), Ritterocereus (153), Carnegiea (154), Neobuxbaumia (15) , Pterocereus (156), Marglnatocereus (157), Stenocereus (158), Isolatocereus (159), Anisocereus (160), Escontria (161), Hertrlchocereus (162), Mitrocereus (163), Neodawsonia (164), Cephalo , Backebergia (166), Haseltonia (167). El séptimo grupo se estableció para ceras ramificadas en columna con flores pequeñas y está formado por los géneros Myrtillocactus (168) y Lophocereus (169). El octavo grupo del norte de Cereus incluye solo los géneros sudamericanos: Brasilicereus (170), Monvlllea (171), Cereus (172). El noveno grupo está formado por cactus con cefalia verdadera o falsa. Géneros: Castellanosia (173), Subpilocereus (174), Pilosocereus (175), Micranthocereus (176), Facheiroa (177), Trixanthocereus (178), Pseudoespostoa (179), Vatricania (180), Austrocephalocereus (181, 181 ), Espostoa (183), Coleocephalocereus (184), Stephanocereus (185), Arrojadoa (186). En el décimo grupo, Bakerberg reúne cactus esféricos o cilíndricos cortos, formando cefalia y numerosas flores de día pequeñas (género Melocactus (187)), así como plantas con un tallo plano, cefalio relativamente pequeño y flores de noche fragantes y relativamente grandes (género Discocactus (188) ) La diferencia entre los cactus de estos géneros es aún demasiado grande para estar de acuerdo con su unificación en un grupo. Tanto el melocactus como el discocactus son muy apreciados por los aficionados, pero la introducción a la colección de representantes homogéneos de estos géneros no es razonable.

    La segunda subtribu se compone de dos grandes grupos, los cactus que pertenecen a ellos difieren en el lugar de la formación de las flores. En las plantas del grupo Boreoechinocacti, las flores se forman a partir de areolas, y los grupos Mammillariae se forman a partir de axilas o surcos de areolas separadas.

    El primer grupo se divide en dos subgrupos: Euboreoechinocacti y Mediocoryphanthae, e incluye los siguientes géneros de cactus: Echinocactus (189), Homalocephala (190), Astrophy-tum (191), Sclerocactus (192), Leuchtenbergia (193), Neogomesocus (194) (195), Hamatocactus (196), Echino fossillocactus (197), Coloradoa (198), Thelocactus (199), Echino-mastus (200), Utahia (201), Pediocactus (202), Gymnocactus (203), Strombocactus (204) ), Obregonia (205), Toumeya (206), Navajoa (207), Pilocanthus (208), Turbinicarpus (209), Aztekium (210), Lophophora (211), Epithelantha (212), Glandulicactus (2l3), Ancistrocactus (214) ) Los dos últimos géneros forman el segundo subgrupo. El estado de los géneros individuales y su lugar en el sistema son controvertidos y están siendo aclarados por nuevos estudios. Casi todos los cactus de este grupo se consideran tradicionalmente las plantas más valiosas de las colecciones. Bakerberg divide el segundo grupo en tres subgrupos, según el lugar de aparición de la flor. El primer subgrupo incluye cactus que florece desde la base del surco o su formación rudimentaria. Este subgrupo, Coryphanthae, une los géneros: Neslloydia (215), Neobesseya (216), Escobaria (217), Lepidocoryphantha (218), Coryphantha (219), Roseocactus (220), Encephalocarpus (221), Pelecyphora (222).

    El segundo subgrupo, Mediomammillariae, incluye un género Ortegocactus (223), que forma una flor pubescente a partir de axila y una baya pubescente. Las observaciones de G. Frank muestran que la información sobre la pubescencia de los ciempiés y las bayas surgió como resultado de una descripción descuidada de la planta. Aparentemente, el género Ortegocactus pertenece al primer subgrupo.

    El tercer subgrupo, Eumammillariae, está formado por los géneros: So-lisia (224), Ariocarpus (225), Mammlllaria (226), Porfiria (227), Krainzia (228), Phellosperma (229), Dolichothele (230), Bartschella (231), Mamillopsis (232) y Cochemiea (233) encierran el sistema Bakeberg.

    Los cactus del grupo Mammillaria también se recolectan generalmente en colecciones, y las plantas de varios géneros son "elite". En cuanto a su clasificación, no se acepta incondicionalmente: las relaciones y el estado de algunos géneros han sido cuestionados por muchos expertos. Entre las propuestas más significativas se encuentran la unión de D. R. Hunt en un solo género Mammiliaria de cactus del tercer subgrupo (con la excepción de ariocarpus), así como diversos movimientos dentro de ambos grupos.

    Después de la muerte de Bakeberg (1966), se encontraron y describieron numerosas especies nuevas de cactus (decenas de nombres de diferentes taxones aparecieron anualmente en la literatura), se propusieron nuevos géneros, cuyo estado en algunos casos parece dudoso (Cochiseya, Eomatucana, Mirabella (?)), Pero en otros (Uebelmannia) sin duda. F. Buxbaum, basándose en los resultados de su investigación, publicó una serie de artículos en los años 60 que aclararon la jerarquía y el estado de los géneros individuales en las principales líneas de desarrollo de las plantas de cactus.

    De particular interés son los estudios de cactus utilizando métodos instrumentales modernos. Debe mencionarse el trabajo de B. Löenberger, un empleado del Jardín Botánico y Museo de Berlín Occidental, sobre el estudio de la microestructura del polen. Estudió polen de aproximadamente 700 cactus, que representan 630 especies (210 géneros de 233 según el sistema Bakeberg), como resultado de lo cual se obtuvo información valiosa para la sistemática. Известно, что Буксбаум в своей системе отнес мексиканские астрофитумы к южноамериканским кактусам по ряду признаков.Löonberger, al estudiar estos cactus, demostró que los granos de polen de astrophytum y frily son de hecho similares en varios signos, pero estos signos se encuentran independientemente en plantas de América del Norte y América del Sur. Representantes de otro género de cactus, que es problemático para la taxonomía, weingartia, junto con sulcorecuts, resultaron estar más cerca de las restituciones, como lo sugirieron varios investigadores. En el caso de los discocactos, desde este punto de vista, Bakeberg, que consideraba que estaban relacionados con los melocactos, y Bucksbaum, que los colocó más cerca de los himnocálicos, resultaron estar equivocados. Este último, a su vez, encontró similitudes con las lanzas. Los granos de polen de los cactus de los géneros Austrocacius, Pyrrhocactus, Eriosyce, Eulychnia, Neoporteria mostraron mucho en común, pero la estructura del polen era diferente en las plantas del género Reicheocactus, que estaba cerca del género. Similar a este criterio fueron sclerocactus y echinocactus. Según la estructura del polen, el oregonio era único en una serie de cactus estrechamente relacionados. Lobivia y chamecereus, según Lönberger, están cerca de echinopsis, aunque según la separación de Buxbaum, estas plantas pertenecen a diferentes tribus. Obviamente, los resultados de tales estudios por sí solos no pueden ser una solución a los problemas polémicos de la clasificación de cactus. pero en el complejo de signos importantes para la taxonomía, la microestructura del polen y las pruebas de semillas juegan un papel importante. Por ejemplo, en 1977, la revista Cactus and Succulent (EE. UU.) Auditó al género Turbinicarpus utilizando datos obtenidos mediante el análisis de semillas utilizando un microscopio electrónico de barrido. Como resultado de cambios radicales, muchas plantas han perdido el estado de una especie, y lo más importante, las disputas de larga data de los especialistas Pelecyphora pseudopectinata y Gymnocactus valdezianus se han agregado a los turbinicarps.

    Cactus y suculentas "definición de especie"

    Mensaje Avflower 6 de enero de 2006 1:26 p.m.

    Mensaje Avflower 6 de enero de 2006 1:28 p.m.

    Mensaje Avflower 6 de enero de 2006 1:32 p.m.

    Mensaje Avflower »6 de enero de 2006 1:34 p.m.

    Mensaje Vladimir 9 de enero de 2006 4:46 p.m.

    Mensaje Andrey Damm "17 de enero 2006 9:17 AM

    Definición de cactus para la polla

    Mensaje Polla 24 de mayo de 2006 18:11

    Mensaje Andrey Damm 25 de mayo de 2006 1:29 a.m.

    Pola, que desde la derecha se parece a Mammillaria bokasana. La planta comienza a "estirarse", de modo que en el alféizar de la ventana más clara. (y el resto también).
    En el medio - Una parodia (de Notocactus, ¿de qué color era la flor?)
    Me resulta difícil decir sobre la izquierda. el hecho de que rebutia es único, pero ¿cuál? Espera la floración.

    Y, sin embargo, para una definición más precisa de sus plantas (esto se aplica a todos los usuarios), es necesario fotografiar cada una de ellas de forma individual y más grande (no me refiero al tamaño de la foto, sino a la proporción del tamaño del cactus y la foto), en un ángulo de 45 grados. Y mayor es el número y la disposición de las espinas. Mejor sin flash, a la luz natural.

    Mensaje Polla 25 de mayo de 2006 9:35 p.m.

    Mensaje Sveta Luneva 25 de mayo de 2006 9:48 p.m.

    Mira el video: Recolectando la pitaya fruta, pitayos, cactacea stenocereus queretaroensis (Abril 2020).

    Pin
    Send
    Share
    Send